terça-feira, 25 de janeiro de 2011

RECUERDOS DE ARGENTINA

Depués de muchos años, el domingo pasado comí una ñocada, ¡quantos recuerdos de aquellos domingos en que la abuela y la tía pasaban la mañana en la cocina amasando ñoquis, ravioles o otra pasta!

Todo comenzó con una consulta a la médica que era homeopata y ahora es naturalista.

Me pasó una receta para farmacia de manipulación que en vano traté de conseguir que hiciesen. La repuesta era siempre la misma: falta uno de los componentes. Fui a ver en la internet y descubrí que el tal de Yam Mexicano que faltaba era nada más ni nada menos que el vulgar “cará”, primo hermano del inhame, aipim, mandioca y otras raízes del gênero que solo vine a conocer aqui en Brasil.

Desistí del remédio y decidí substituirlo por los ingredientes naturales. Compré el cará, herví pero.... hummm... peor que el aipin.

Decidí experimentarlo en forma de ñoquis... y.... ¡que delicia!!!!!!! De chuparse los dedos, así que me hize una panzada de ñoquis con manteca y queso.

Aqui va una “dica” para mis amigas argentinas viviendo en Brasil y que no consiguen hacer ñoquis como la gente, substituyan la papa por el cará y verán que no se pegotean más, salen consistentes y riquísimos.

¿La receta? La de siempre: pelar el cará, que tiene cáscara gruesa, hervirlo en água y sal, hacer un puré y agregarle tanta harina cuanto sea necesario para que tenga la consistencia de masa de ñoquis. Después es solo hacer las tiritas, cortarlas y formar los ñoquitos.

¿La cantidad de cará? Yo uso la receta de mi abuela: “y... más o menos...”
¿Para que Dios nos dió los ojitos? Para calcular la medida de los ingredientes...jajajaja

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Bem vindo ao blog